Público Privado
Intervención urbana
Espacio Fundación Telefónica, Buenos Aires, 2009

Un dispositivo tipo split-flap (como los que se usaban en los aeropuertos y terminales de trenes en los años 70) de 7 caracteres se ubica dentro del Espacio de Fundación Telefónica. Cada uno de estos módulos contiene 30 caracteres que incluyen las letras del alfabeto y algunos signos de puntuación. El cartel tiene una dimensión total de unos 30 cm. x 7 cm. de alto. Todos los caracteres se mueven cada 1 minuto para quedarse fijos en una nueva letra. Solamente el primer y el último módulo no se mueven sino que se quedan siempre en las mismas posiciones, la letra “P” y “O” respectivamente. El resto de los caracteres varía constantemente formando las palabras “PUBLICO” o “PRIVADO”. Este cartel está ubicado dentro de una viga sobre la puerte en la recepción del Espacio de la Fundación Telefónica a unos 3 metros de altura. El cartel está filmado y esta imagen se proyecta desde una de las ventanas del esapcio en la vereda de la Plaza Vicente López (al lado de la reja). Esta imagen tiene una dimensión de 5 metros de ancho x 1 metros de alto. El sonido característico de esta tecnología producido por el cartel también es amplificado y “proyectado” a la plaza.


Extranjerías

Texto de catálogo –fragmento– por Néstor García Canclini y Andrea Giunta

No hacemos la experiencia de ser extranjeros sólo al cruzar fronteras y cambiar de país. En el lenguaje ordinario se nombran con esta palabra otros modos de extrañamiento como los que suceden al pasar de lo analógico a lo digital o de la ciudad letrada al mundo de las pantallas, en el que los jóvenes actúan como nativos y los adultos aprenden con dificultad un lenguaje nuevo. La exposición Extranjerías tiene como punto de partida un proceso de investigación y dos coloquios en los que antropólogos, artistas, críticos de arte y literatura, sociólogos y especialistas en comunicación exploramos varios modos actuales de restringir el tránsito de lo propio a lo diferente.

Algunas obras presentadas en esta exposición aluden a desplazamientos geográficos, donde la multiplicación de muros y la exasperación de las discriminaciones contradicen la fantasía de que las comunicaciones globales nos hacen a todos vecinos. Pero tanto las ciencias sociales como la exploración artística hacen visibles también extranjerías referidas no sólo al que está del otro lado de la frontera sino al otro cercano que desafía nuestros modos de percibir y valorar. Hay segregaciones que nos hacen sentir extraños en el lugar natal o incitan a irnos del país. A veces, se trata como extranjeros a los disidentes o a quienes se sienten desubicados ante los cambios. También se replantea la oposición adentro/afuera cuando muchos prefieren no pertenecer, no ser incluidos ni en los órdenes hegemónicos ni en los subalternos (por ejemplo, artistas, intelectuales y amplios sectores de jóvenes). La extranjería suele derivar del exilio y también puede ser una elección. arielEn las artes y los medios audiovisuales, la ambivalencia aparece en los saltos tecnológicos que crean discontinuidades entre tradiciones orales, escritas y representaciones digitales. En ocasiones, la extrañeza entre códigos culturales distintos se aminora con las traducciones: la narrativa reinventada en la escena digital como blogs, la iconografía de la historia del arte reciclada en videoclips y videojuegos. Estas interacciones –entre nacionalidades, entre modos de representar las identidades, entre géneros y lenguajes artísticos, entre prácticas artesanales y tecnológicas –tal como fueron elaboradas en los coloquios de 2007 y 2008, se analizan en el libro Extranjeros en la tecnología y la cultura, recién publicado por Ariel y Fundación Telefónica.

Para la exposición actual se invitó a los artistas participantes en los coloquios y se convocó a algunos más. […] La alternancia entre lo propio y lo ajeno ocurre entre modos distintos de apropiación. Martín Bonadeo visualiza la oscilación entre lo público y lo privado en carteles donde esas palabras se suceden una y otra vez, como en los tableros de los aeropuertos o las estaciones de trenes. Este juego se potencia al hacerse en una institución privada abierta al público, a lo público. También porque la oscilación entre esos antónimos se proyecta desde el espacio semiprivado-semipúblico de la sala de exposición hacia afuera del edificio, interviene el espacio público.[…] “Where are you?” se pregunta en el video de Liliana Porter. “Where are you from?” es la pregunta de Pat Badani. ¿Estamos o venimos? ¿De qué materias están hechos nuestros deseos, nuestros discos piratas, las maquinarias que nos ponen en marcha o en las que buscamos descifrar lo que leen la ciencia y el arte? ¿Cómo se articulan esas partes que a veces llamamos público o privado, estructuras o azar, espejos o papers?


> volver