Tres minutos
Instalación multisensorial
Galería Isidro Miranda, Buenos Aires, 2008

Tres artefactos artesanales de cera proyectan ópticamente la imagen de tres relojes reales: uno de arena, uno analógico y uno digital. En la proyección, la imagen de los 3 segunderos es débil y se altera: la arena fluye hacia arriba, la aguja da vueltas para el otro lado y los digitos son irreconocibles.


Un intento fallido por volver el tiempo atrás

Texto de sala

Siempre me inquieta pensar la idea de la irreversibilidad del tiempo. Si uno lograra dar una vuelta hacia atrás a la tierra, a una velocidad mayor a la de su giro: ¿el tiempo volvería atrás? En un intento con un grado similar de utopía o ingenuidad presento esta obra, en la que el tiempo fluye al revés. Los espejos y los artefactos ópticos confunden la realidad, la voltean, la alteran, y si creemos demasiado en la imagen, pueden hacer que todo vaya marcha atrás, hasta el fluir del tiempo.


> volver