El choclo interactivo
Instalación específica para el sitio
Galería del Poste, Centro Cultural Rojas, UBA, Buenos Aires, 2005

Este proyecto pensado específicamente para la galería del poste del Centro Cultural Rojas consiste en forrar la superficie del poste de iluminación que se encuentra en la vereda, frente a la entrada pricipal del Roja con mazorcas de maíz. De este modo, el poste se verá como un marlo gigante. Los choclos híbridos funcionarán en una grilla como píxeles de una imagen que se irá modificando a medida que las palomas, la gente y otas especies de la fauna urbana vayan comiendo e interactuando con esta superficie.


Palomas interactuando con el trabajo de Martín Bonadeo

por Susanne Franz

"¿Qué criterios estéticos utiliza una paloma que anida en la cornisa de un edificio neoclásico a la hora de alimentarse?" Esa pregunta fue el punto de partida de la intervención El choclo interactivo del artista argentino Martín Bonadeo, que se puede ver en la Galería del Poste del Centro Cultural Rojas.

La Galería del Poste es un poste de luz común y corriente en la vereda del Centro Cultural Ricardo Rojas, Avenida Corrientes, Buenos Aires. Fue la artista Lucrecia Urbano quien tuvo la idea de organizar eventos artísticos en ese lugar poco usual, y es ella la que invita a otros artistas a participar e intervenir el espacio (antes de Martín Bonadeo fueron Mauro Giaconi, Mariela Yeregui, Uschi Gröppel y Lorraine Green los que hicieron acciones alrededor del poste). Urbano lleva a cabo el proyecto junto con Eva Grinstein, la curadora del Espacio de Arte del Centro Cultural Rojas. Cuentan con un permiso oficial de la Dirección General de Alumbrado Público del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. La idea original -estimulada por una acción parecida que vio Lucrecia Urbano en Rio de Janeiro- cobró vida porque se hicieron muy largas las refacciones de la Galería de Arte en el interior del Rojas, y Grinstein y Urbano quisieron poner algo en movimiento.

Hay bastante movimiento últimamente en la población de palomas de la zona. Ya antes de empezar con su intervención, Martín Bonadeo fue al lugar durante algunos días, siempre a la misma hora, para ofrecer maíz a las palomas. Para acostumbrarlas a lo que vendría. Primero titubeaban un poco, porque un señor de la otra esquina ofrecía desde hacía un tiempo una fuente de alimento confiable. Pero terminaron viniendo. Después, Bonadeo vistió el poste de luz, perdón, la Galería del Poste, desde el piso hasta una altura de más o menos tres metros con choclos de diversas calidades y variedades.

Pudo hacer algunas observaciones interesantes: las palomas prefieren los choclos perfectos y simétricos (los transgénicos) a los autóctonos que tienen pequeñas irregularidades, como las personas que muchas veces vienen de noche a robar choclos (por eso, hay que reponer la oferta de choclos de vez en cuando). Además, las palomas no suelen picotear varios choclos a la vez, sino que comen muy prolijamente el choclo con el que empezaron.

Queda la pregunta de si la población voladora -después de que termine la intervención-va a seguir chequeando los postes de luz en su vecindario por una posible grilla de píxeles color maíz. Es que, sobre los criterios estéticos que administran las palomas a la hora de comer, no se pudo todavía obtener conocimientos científicos confiables.


El choclo interactivo

Texto de sala

Un par de centenares de choclos, híbridos en su mayoría, con algunas pocas variedades autóctonas más ricas en forma y en color generan una grilla de pixeles con una posibilidad binaria –con grano o sin grano–. Los distintos agentes grises de la fauna urbana desgranarán esta trama generando una nueva imagen. Qué criterios estéticos utiliza una paloma que anida en la cornisa de un edificio neoclásico a la hora de alimentarse? Del mismo modo que el hombre domestica el reino vegetal diseñando mazorcas de maíz con una estética minimalista, en las que imperan la repetición y la ortogonalidad en pos de la productividad, también se domestica el hombre mismo y su cultura: uno es lo que come. Esta reducción de peculiaridades se traslada de un laboratorio que debe ser blanco, pulcro e impoluto a las galerías de arte. Ambos espacios pretenden ser simbólicamente neutros para aislar del contexto obras o experimentos. En este sentido me interesa generar esta experiencia en un espacio urbano externo poco controlado. ¿Qué ocurre si intentamos apreciar una obra de arte visual cuando hay un camión de basura comprimiendo residuos a menos de un metro?


> volver