No es
Instalación específica para el sitio
MALBA, Buenos Aires, 2004 / Woodstreet Galleries, Pisttsburgh, USA, 2010

La instalación comienza con una caja de luz con un estante que sostiene cuatro frascos de vidrio llenos hasta la mitad con agua. Cada uno presenta una diapositiva de 35 mm de un momento de un amanecer ampliado por el agua que actúa como lente. En el centro del espacio hay una brújula ubicada sobre un pedestal. La brújula tiene cuatro electroimanes que la hacen girar constantemente. Uno de los lados de la sala termina en una fuente de agua rectangular chata. Una secuencia de imágenes que representan una salida o una puesta de sol son proyectadas en la pared del fondo de la fuente. El horizonte coincide con la división entre el agua y el muro. La velocidad y la dirección (salida o puesta) del sol varían en forma aleatoria. La sala está aromatizada y tiene un audio que mezcla sonidos del mar con la respiración del artista.


Acerca de la paradoja

por Graciela Taquini

Vértigo está "del otro lado". Es necesario internarse en un estado que oscila entre la atracción, el deseo y la inseguridad y la inquietud. No se intenta convertir la experiencia de su recorrido en un refugio: la paradoja es el motor que construye cada hito. Al plantear más interrogantes que respuestas, una sensación espiralada recorre su sentido; cuando parecería que se llega a un punto, cabe un nuevo giro.

Si para Gilles Deleuze, en Lógica del sentido, las paradojas son la pasión del pensamiento, el tema de las apariencias se ha convertido en el eje de mis preocupaciones. Vértigo se basa en mis propias contradicciones, así como también en las de la sociedad donde vivo. A la vez me interesa provocar una experiencia imborrable. Para ello he buceado en los recuerdos brumosos de mi primera infancia: el sonido de una matraca en la misa de Resurrección mientras caían paños negros y se iluminaban los altares. También mi asombro ante el cine de Alfred Hitchcock. Las raíces más recientes de Vértigo son: un video comprado al azar en un museo, que resultó ser la historia de étant Donée de Marcel Duchamp, el impacto ante K.Y.D., la obra videográfica de Jon Mikel Euba (España) el sitio web Transporting an unknown state de Eduardo Kac (Brasil), que tendremos la ocasión de confrontar cuando nos visite.

Los artistas argentinos que me acompañan en este viaje iniciático a ninguna parte son Martín Bonadeo, Nushi Muntaabski y Augusto Zanela. Las instalaciones que han realizado especialmente para el Espacio Contemporáneo del Malba han sido concebidas a partir de los desafíos del recinto sagrado del museo, junto con todas las potencialidades tecnológicas. Estas creaciones efímeras multiplican con creces la estética de la ambigüedad a través de los estilos y obsesiones de sus autores.


Comentario de NO ES

por Graciela Taquini, curadora de la muestra

Martín Bonadeo en No es, señala que el "amanecer y el atardecer abstraídos de un reloj y un punto cardinal se ven prácticamente iguales, perdiendo parte del simbolismo de nacimiento y muerte y la carga de referencia espacial y temporal". Los juegos dobles formales e iconográficos, la polaridad espacial, la experiencia extraña de un paisaje desquiciado por el azar, convierten esta obra en algo más que una metáfora geopolítica.


Cambio de polaridad

Texto de sala

La brújula impone una asociación inevitable entre el sur y una flecha descendente que nos oprime simbólicamente. Desde esta posición polar actuamos todos los días al aceptar sin discutir valores y convenciones que nos desfavorecen.

Un electroimán burla esta certeza y habilita una nueva posibilidad: la duda, la pregunta. Desde este lugar podemos empezar a hilar un lenguaje propio más consciente, más despierto. Donde muchos ven el atardecer, otros ven el amanecer, donde muchos ven pobreza, otros ven riqueza, donde muchos ven oposiciones, otros ven la síntesis de un ciclo.


> volver